Beluga: El tiempo de los leones

La banda madrileña presenta el 8 de febrero su segundo álbum, Tiempo de Leones, una apuesta por las guitarras enfervorecidas y el rugido vocal de Carlos Ortega

 

RAQUEL ELICES / Fotos: A. MAKEDA

El rumbo lo marcan los valientes. Descarados defensores del paso sin dirección, muchas veces no conocen el final del camino, pero saben con certeza cuál es el punto de partida. Para Beluga, ese ha sido el pulso que ha marcado Tiempo de Leones (El Lado Izquiero, 2018), el segundo disco con en el que este quinteto madrileño confiesa haberse dejado llevar por una temeridad consciente, la que les ha lanzado definitivamente a la escena musical alternativa de nuestro país.

Antes de empezar el proceso compositivo, la banda solo tenía una cosa clara: el título del disco, inspirado en el viaje a Sudáfrica que hicieron los guitarristas Lucas y José: “Tener un punto de partida, el nombre del álbum en este caso, es muy interesante”, apunta Carlos Ortega, vocalista y responsable de todas las letras del disco, “y aunque no siempre he ido a favor de ese concepto, al final, la idea de la valentía leónica, la de enfrentarse a las emociones, sí está presente”, concluye.

beluga

La desgarrada y profunda voz de Carlos sobresale en este disco como un huracán que arrecia sobre guitarras de texturas crudas y camaleónicas. Un sonido descarnado en el que ha tenido mucho que ver la producción de Manuel Cabezalí (Havalina, Rufus T. Firefly): “Le dijimos que buscábamos un sonido más parecido al de nuestros directos, donde las guitarras cobran más fuerza”, señala Lucas.  Además, al contrario que su primer disco, Búmeran (2016, Autoeditado), letra y música dialogan a la perfección: “Es una generosidad que tienen los instrumentos con respecto a la voz. En nuestro primer LP, la letra a veces estaba hipotecada a la instrumentación. En mayor medida, ahora ha ocurrido al revés”, apunta Carlos.

‘Te quiero enfermo’, una de las canciones más enérgicas del disco, es la encargada de abrir Tiempo de Leones. “La canción arranca con un punteo rocabilly y garajero, con un sonido crudo, pero después evoluciona hacia la música disco”, cuenta Lucas. La letra de este tema, que le grita al “anhelo de querer quererte”, está inspirada en el poema Leño, de Ana de Vera. Junto a ella, el disco cuenta con la colaboración de otros tres artistas: Pablo Gallego Boutou, Javier Navas y Olga Magaña.

Cierra el disco, ‘La Griega’, un tema que Carlos escribe para su hermana, que vivió 14 años en Grecia, y en el que canta sobre cómo la distancia puede acercarnos emocionalmente a las personas: “Llegó un momento en el que la ausencia de mi hermana, el vacío que dejó, la materializó de una forma real. Entonces empecé a tener más contacto con ella”, asegura Carlos. Además, el hijo de su hermana, que casualmente también se llama León, se ha convertido en un símbolo para el segundo trabajo de la banda. Tanto que su imagen aparece dibujada en la portada del disco junto al cuerpo de un hombre que se toca las entrañas y que no es otro que el propio Carlos.

Beluga vive ahora el inicio de un dulce reconocimiento, fruto de su trabajo y su valentía. La misma que hace siete años llevó a Carlos y José a poner una banda en pie, dando el primer paso de un camino que no sabían a dónde los iba a llevar. “La música es un triunfo y veintisiete frustraciones”, dice Lucas. De momento, estos valientes ya tienen rumbo fijo y próxima parada: la presentación oficial de su nuevo disco, Tiempo de Leones, el 8 de febrero en la sala Caracol de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *