Colter Wall, el joven talento del country canadiense

El cantautor canadiense rinde tributo a sus raíces en su nuevo álbum con historias western que suenan a clásicos gracias a su potente voz

 

JUANJO RIESGO

Afirmar que un chaval canadiense de veintitrés años está a la altura de músicos como Waylon Jennings, Johnny Cash o Townes Van Zandt puede sonar pretencioso y exagerado, pero lo cierto es que el talento de Colter Wall es tan excepcional que merece estar en el podio de los más grandes.

Songs of the Plains (Young Mary’s Record Co., 2018) es el trabajo que Wall necesitaba para terminar de consolidarse como una figura fundamental de la música americana actual; en el futuro se hablará de él como un clásico del género. Su grave torrente de voz apenas necesita más instrumentación para generar canciones que recogen buena parte del imaginario americano de épocas pasadas y se mezclan con historias de cowboys y outlaws modernos.

Nacido en la provincia de Saskatchewan, Canadá, Colter Wall rinde homenaje a su tierra con un álbum que narra las vivencias, antiguas y presentes, de los personajes que dan forma a su personalidad de forajido. El legado de la música norteamericana pasa por su guitarra y sus cuerdas vocales de una forma tan desnuda que cautiva con los primeros compases. El artífice de ese sonido crudo es Dave Cobb, productor de figuras actuales de la música americana como Chris Stapleton, Sturgill Simpson o Jason Isbell. En la grabación de Songs of the Plains han participado también dos relevantes músicos de acompañamiento: Lloyd Green (Johnny Cash, The Byrds) al pedal steel y Mickey Raphael (Willie Nelson) a la armónica.

Extrañar la tierra natal es algo propio de un joven que gran parte del año se encuentra girando por Estados Unidos y eso se ve reflejado en la canción que abre el disco, ‘Plain to See Plainsman’, una oda a la gran llanura canadiense. Personajes del viejo oeste norteamericano, de un lado y otro de la frontera, se suceden en temas como ‘Saskatchewan in 1881’ o ‘Wild Bill Hickok’, legendario pistolero que fue interpretado por Keith Carradine en Deadwood, la serie western de HBO. Destaca también ‘Wild Dogs’ por la peculiaridad de la metáfora que relaciona un perro salvaje con un forajido.

Colter Wall participó en la banda sonora del filme Comanchería (2016) con su canción ‘Sleeping in the Blacktop’, de su primer trabajo: Imaginary Appalachia. Quién sabe si aportar su grano de arena a aquel western contemporáneo le sirvió de inspiración para recrear musicalmente sus propias historias del oeste moderno. En ‘John Beyers (Camaro Song)’ un tipo persigue a otro porque ha disparado a su coche, mientras que ‘Manitoba Man’ tiene a un drogadicto como protagonista.

Una muestra más del homenaje a la música tradicional canadiense que supone Songs of the Plains es la inclusión de la versión ‘Calgary Round-Up’ del músico Wilf Carter (1904-1996), conocido en Estados Unidos como Montana Slim. En esta canción, Colter Wall se anima, como ya lo hiciera Carter en su momento, a cantar como un auténtico “yodeler”, la adaptación norteamericana del canto tirolés.

Colter Wall es un músico atípico en un panorama musical repleto de producciones sobrecargadas con capas de instrumentación; su voz y su guitarra hacen todo el trabajo. Es importante apreciar el talento de este joven trovador, los músicos de su talla no aparecen en la historia de la música tanto como gustaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *