'Lost & Found' consolida a Jorja Smith como gran promesa del R&B británico

Su primer LP revitaliza los estilos que marcaron la música urbana de los 90

 

Puntuación: 7/10

RAQUEL ELICES

Solo tiene 20 años, pero se comporta sobre los escenarios con una extraña confianza, no con la valentía de la juventud sino con la gracia de alguien con cuatro o cinco décadas en las que apoyarse, alguien que comprende que menos puede ser más. Lost & Found, su nuevo trabajo, imprime una seguridad y una elegancia abrumadora. Como una profesional experimentada, Jorja Smith (Walsall, 1997) carga sus canciones de una honestidad emocional de la que es muy difícil escapar.

No hay duda de que la artista británica se ha encontrado a sí misma. Parece obvio, pero la clave está en la búsqueda. Ella lo ha hecho mirando al pasado, adaptando el discurso musical de los noventa al presente para trazar una visión social y personal: un revival muy certero del drum&bass de los noventa en Reino Unido, el R&B y la música urbana; una mezcla que encajaba a la perfección y que ella adereza con ese un puntito jazzy que tan bien enmarca su voz. En Lost & Found, Jorja habla de los miedos propios de su edad: los que produce el amor (‘February 3rd’), las fantasías de quién aún se siente una adolescente (‘Teenage Fantasy’) o el futuro.

Adentrarse en esos temas, sin embargo, no la exime de cargar la recamara de este disco con canciones mucho más comprometidas. Como ya hiciera en su EP Proyect 11 (FAMM, 2016), sus letras también contemplan y describen la tensa dinámica social de un mundo que aún arrastra los problemas raciales. Aunque a los artistas negros que abordan el racismo en sus canciones a menudo se les asigna la tarea de proporcionar soluciones a problemas tan difíciles, Smith lidia con ello sin reproches. Lost & Found es un disco políticamente cargado, que arremete contra el prejuicio aparentemente interminable que alimenta el racismo: ‘Blue Lights’, el single con el que se presentó al mundo hace dos años y que se incluye ahora en este LP, es un ejemplo de ello.

Su voz suave  está llena de un dolor hipnótico y curativo. La sugerente ‘The One’, en el ecuador del disco, es un bálsamo reconfortante que alude a ese poder único. Hasta ahora, Jorja Smith ha probado varios estilos, desde boho rnb hasta efervescente pop y EDM (Electronic Dance Music), en los que su voz actúa como un fuerte tejido conectivo. No resulta engreído que afirme haber creado su propio género porque en realidad lo ha hecho, aunque sigan comparándola con Amy Winehouse (una afirmación que acepta como un cumplido, ya que es una de sus grandes influencias).

Su lista de admiradores crece a cada segundo y ya incluye a artistas como Drake, que la invitó a participar en su mixtape More Life con ‘Get It Together’. Ganadora del prestigioso Premio de la Crítica en los Brit Awards, está considerada una de las nuevas grandes voces del soul. Tiene más de cuatro millones de seguidores en Instagram, el respaldo de uno de los tótem de la música negra actual y Kendrick Lamar llamando a su puerta para participar en la banda sonora de Black Panther. Quizás todas esas luces puedan cegarla. Sin embargo, Jorja Smith parece tener tablas suficientes como para capitanear la nueva generación del R&B británico y  ya ha confesado en más de una ocasión que sigue apegándose a la ideas de la vieja escuela: autenticidad, buen hacer y calma. Hace un año aún trabajaba de camarera en el Starbucks, hoy conquista con prometedora valentía cada escenario que pisa. Corran a escuchar Lost & Found.

 

Próximos conciertos en España:

DCODE Festival 2018 – Madrid, 8 de septiembre

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *