The Devil Makes Three elevan su sonido americano con 'Chains Are Broken'

La banda californiana incorpora la percusión en su nuevo álbum para continuar ahondando en las raíces de la música norteamericana

 

JUANJO RIESGO

Tras cinco años sin publicar material inédito, el conjunto formado por Pete Bernhard, Lucia Turino y Cooper McBean decidió dar un paso importante en su carrera de cara a la publicación de su sexto álbum de estudio: Chains Are Broken (New West Records, 2018). Desde sus inicios fueron un orgulloso trío acústico en las sesiones de grabación, pero ahora han incorporado al percusionista que les ha acompañado durante las giras, Stefan Amidon. Grabado en los Sonic Ranch Studios de El Paso, Texas, y bajo la producción de Ted Hutt (The Gaslight Anthem, Dropkick Murphys), este disco supone una nueva inmersión a las profundidades de la música popular de raíces, en la que The Devil Makes Three dan ropaje más contundente a las historias sureñas que visten de canciones.

Si bien se está dando un resurgir, o al menos una rica oferta, de la música americana, lo cierto es que cada vez es más complicado dar con una banda o artista realmente genuino. La fórmula del sonido Nashville se repite hasta quedar diluida entre cientos de jóvenes músicos que, con sus botas y sus sombreros, casi parecen parodiar el amplio género del country. Sin embargo, The Devil Makes Three combinan en su elepé folk, bluegrass, rockabilly, old time y rag-time de manera que acompañan perfectamente el relato de la América profunda, plasmado en letras influenciadas por autores como William Faulkner, Flannery O’ Connor o James Baldwin.

Entre esas historias que exploran y narran los más bajos fondos del subconsciente humano destacan las adicciones y la ruina que causan, ya sea a las drogas (‘Can’t Stop’) o al juego (‘Need to Lose’). La hipocresía de quien se cree un ciudadano ejemplar por tener un buen trabajo e ir a la iglesia los domingos se destapa en ‘Deep Down’ (I’m at church on Sunday / Work on Monday […] But deep in my heart / I’m a terrible man), estrechamente relacionado con las escabrosas anécdotas de personalidades públicas que pasan de ser queridas a odiadas por la opinión pública.

‘Bad Idea’ sigue la línea de malas decisiones tomadas por tipos con gran afición por la bebida y las peleas, pero ‘Pray for Rain’ y la canción que da título al álbum tienen un punto esperanzador. La primera de ellas es una visión del conflicto social que insta a decantarse por completo por uno u otro bando cuando lo que se quiere es armonía (And the fires of war they still burn so bright / I’m praying for some rain tonight), mientras que ‘Chains Are Broken’ relata la salida del estilo de vida hillbilly que, mediante amistades y amores de dudosa reputación, arrastra a las personas a una espiral de violencia y alcoholismo.

Con un sonido amplificado y letras que giran entorno a la antropología rural, The Devil Makes Three abren un nuevo espectro en su abanico sonoro que les posiciona como una de las bandas más interesantes de la música americana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *